Los leones del Congreso

Los leones del Congreso

El Congreso de los Diputados fue finalizado en 1850 y es obra del arquitecto Narciso Pascual y Colomer. Su fachada es un gran ejemplo del neoclasicismo español, en la que destacan la escalinata de acceso, las seis grandes columnas corintias y los motivos decorativos obra de Ponciano Ponzano: el frontón y, como no, los leones de bronce a cada lado de la escalinata. Sin embargo, no todo el mundo sabe la historia de estos famosísimos leones, bautizados como Daoíz y Velarde en recuerdo a los héroes de la jornada del Dos de Mayo. ¿Quieres saber su interesante historia y alguna que otra curiosidad? ¡Pues no dejes de leer!

Su historia

Primeros leones Congreso

Primeros leones de las Cortes, obra en yeso de Ponciano Ponzano

Los leones que observan majestuosamente a quienes suben o bajan la carrera de San Jerónimo no formaron parte del conjunto inicial, que incluía dos farolas a cada lado de la entrada. Ponciano Ponzano fue quien pensó en la necesidad de dotar de mayor singularidad al edificio. ¿Cómo? Presentando una propuesta al Gobierno para colocar dos leones. A pesar de que el proyecto fue aprobado, estos primeros leones duraron poco debido a los materiales en que fueron realizados: yeso con cobertura de bronce.

Leones de las Cortes de Bellver

Proyecto de leones para las Cortes de José Bellver. Actualmente en el jardín de Monforte (Valencia)

Se pensó hacerlos directamente en bronce, pero ni las pretensiones del escultor ni las posibilidades del Gobierno llegaron a buen puerto. Así, sobre José Bellver recayó la responsabilidad de hacer unos nuevos, esta vez en piedra para así soportar las inclemencias meteorológicas. Sin embargo, cuando fueron presentados los leones, no tenían ese aspecto fiero que se les presupone… ¡parecían ciertamente dóciles! Si queréis conocerlos, se encuentran en el jardín de Monforte de Valencia.

Leones actuales

Leones actuales de las Cortes, obra de Ponciano Ponzano

En estas circunstancias llegamos al año 1860. El Gobierno deseaba cerrar el tema de los leones de las Cortes, que duraba ya unos cuantos años. Así, decidió, tras unas nuevas negociaciones con Ponzano, utilizar el bronce procedente de unos cañones traídos a Sevilla por O’Donnell y Prim como botín de guerra tras la batalla de Wad-Rass en la guerra de Marruecos (1859-1860). Las esculturas fueron instaladas finalmente en el Congreso de los Diputados en 1865.

Las curiosidades que nos esconden

A pesar de que a simple vista parecen iguales, hay ciertas diferencias entre ambos más allá de que cada uno mira a un lado y sujetan una bola con diferentes patas. Pues bien, una de ellas es el peso. Mientras que uno pesa 2.217 kg, el otro pesa 2.668. ¿A qué se deberá? Puede deberse a que el rabo de cada uno de los leones está esculpido de diferente forma o a que, y esto es lo más curioso y no tan conocido, uno de ellos no tiene expuestos sus genitales… ¿No lo sabías? Pues bien, ahora sólo te queda a ti, querido lector, acercarte al Congreso de los Diputados y comprobar in situ estas diferencias.

Anuncios

¿Una estatua de la libertad en Madrid?

La estatua de la libertad

La estatua de la libertad de Madrid.

La estatua de la libertad de Madrid

Todos los estadounidenses se jactan de su estatua de la libertad, símbolo ya no sólo de EE. UU., sino de los valores surgidos tras las revoluciones americana y francesa. Sin embargo, en Madrid también tenemos nuestra propia estatua de la libertad y, además, ¡es anterior a la estadounidense! ¿Queréis saber algo más sobre la estatua de la libertad madrileña? ¡Pues Rutas por Madrid tiene las respuestas para ti!

Durante muchos años, por ser vecino del barrio de Pacífico, he paseado por delante del Panteón de Hombres Ilustres. Esa decoración bizantina, con mármoles blancos y negros, esconden en su claustro -o patio interior- una pequeña estatua, de unos dos metros de altura, dedicada a la libertad, coronando un mausoleo conjunto de los políticos Argüelles, Calatrava y Mendizábal.

La estatua de la libertad es de Ponciano Ponzano, el mismo que realizó los leones y la decoración del frontón de nuestro Congreso de los Diputados -donde, también, aparece otra figura femenina dedicada a la libertad-. La vida de este escultor aragonés fue dura, ya que pasó de la gloria al más duro anonimato a la hora de su muerte. El Monumento a la Libertad (como se conoce a esta escultura) está realizado en mármol blanco. Representa a una matrona romana, mostrando uno de sus senos y portando un cetro en la mano izquierda y sujetando un yugo roto con la derecha. En su cabeza, el gorro frigio y los rayos solares, al igual que su hermana neoyorquina. Como detalle característico y diferenciador, a los pies de la escultura aparece un gato, símbolo de la libertad y homenaje a los gatos madrileños. Por último, en cuanto a las fechas de ejecución, la escultura de Ponzano es de 1855, varios años antes de que el escultor francés Bertholdi regalase su famosa estatua a la ciudad de Nueva York (1886).

Así pues, tanto si queréis ir a Nueva York como si no tenéis la menor intención, esta estatua de la libertad de Ponzano os estará esperando en el Panteón.