Madrid capital de las Españas

En el año 1561, el rey Felipe II decide establecer la Corte itinerante española en Madrid. Durante el reinado de su padre, Carlos I, la Corte oscilaba principalmente entre Toledo y Valladolid, y en ocasiones en otras ciudades como Madrid, Granada…

Estaba claro que, debido al nivel de correspondencia, burocratización y al número cada vez mayor de funcionarios, era necesaria una capital estable. Pero, ¿por qué Madrid? Se ha especulado mucho sobre los motivos que llevaron a Felipe II a asentar la Corte en Madrid. Algunas de las razones fueron:

  • Su situación geográfica. Madrid se encuentra en el centro de la península y ha sido un tradicional cruce de caminos desde su fundación.
  • Su proximidad a El Escorial. Residir en Madrid le facilitaría el desplazamiento para comprobar el desarrollo de las obras del palacio.
  • La existencia en Madrid del alcázar. Hay que recordar que Carlos I le asignó el alcázar a su hijo el príncipe Felipe como residencia, donde vivió acompañado de toda su Corte principesca.
  • Los rigores climáticos de Toledo, que afectaron a la reina Isabel de Valois en varias ocasiones desde su llegada a España.
  • El agua abundante.
  • El aire saludable.
  • La rica caza de sus cotos. De hecho, conocido es el gusto de Carlos I por celebrar Cortes en Madrid para poder disfrutar del Real Sitio de El Pardo, coto real de caza.
  • Y, por último, el hecho de que Toledo fuese la sede primada de las Españas hacía que las órbitas de poder girasen más en torno a la figura del cardenal primado que a la del rey. En Madrid, una villa con menor tradición nobiliaria o eclesiástica, el rey podría instalarse y actuar sin tantas presiones.

¿Fue una u otra de estas razones la determinante? ¿Fueron todas a un tiempo? Y, si fue así, ¿cuál de ellas tuvo más peso? Tan sólo Felipe II supo las respuestas a estas cuestiones, y difícilmente ya podremos conocerlas.

Anuncios

Itinerario por el Madrid de los Austrias

Estatua de Felipe III a caballo

Estatua de Felipe III a caballo.

Itinerario por el Madrid de los Austrias

En el año 1516, llega comienza el reinado de Carlos I, primer representante de la dinastía Habsburgo. Por aquel entonces, Madrid aún era un villorio medieval. En el año 1561, Felipe II instala su Corte en nuestra ciudad. Desde entonces, hasta el reinado del último de los Austrias, Madrid ha ido configurando un estilo propio, inconfundible, fruto de la búsqueda de estos reyes por dotar a la capital de las Españas de una dignidad acorde al papel que desempeñó durante los siglos XVI y XVII.

En este recorrido por el Madrid de los Austrias conoceremos los modelos que se seguirán en las posteriores edificaciones religiosas, civiles y palaciegas. Además, durante el paseo hablaremos sobre cómo vivían los madrileños de los siglos XVI y XVII, su economía, la sociedad y muchas curiosidades más a lo largo del recorrido.

¡Anímate a recorrer Madrid con nosotros!

PUNTO DE ENCUENTRO: plaza de la Encarnación.
DURACIÓN: 1,5 horas (aproximadamente).
PRECIO: 12 €/persona.