La fuente Castellana

Fuente de la Castellana

Fuente de la Castellana.

La fuente Castellana

Paseando por el Madrid Río, entre los árboles, distinguí un obelisco coronado por una estrella. Crucé el modernísimo puente de la Arganzuela y me dirigí allí y encontré este monumento del cual no había ninguna referencia -al menos yo no la vi-. En un libro sobre el paseo de la Castellana, recordé que hubo en la glorieta de Emilio Castelar una fuente del siglo XIX que acabó en la Arganzuela y fue sustituida por el actual monumento de Benlliure. Sin embargo, quise investigar un poquito más sobre esta fuente y, como en otros monumentos madrileños, ha viajado por varios sitios antes de acabar aquí en 1969. ¿Quieres conocer la historia de la fuente Castellana?

Su origen y primera ubicación

En el año 1830 Fernando VII tuvo al fin descendencia. El nacimiento de su primera hija, Isabel, futura reina Isabel II, le llenó de orgullo y, aparentemente, aclaraba la solución dinástica. Por ello, decidió erigir este monumento para conmemorar el nacimiento de Isabel. Sin embargo, el monumento se comenzó a levantar en 1833, año en que falleció Fernando y comenzó el reinado Isabel a la edad de tres años.

Las obras comenzaron el 11 de octubre de 1833, un día después del cumpleaños de la heredera y se prolongaron durante unos cinco años. El monumento fue encargado a Francisco Javier de Mariategui, quien fue ayudado por José de Tomás en la ornamentación, el cantero José Arnilla y el broncista Eugenio Alonso. A pesar de que se pensó ubicarla al final del paseo del Cisne -actual paseo de Eduardo Dato-, donde se hizo un modelo en madera, el obelisco se erigió en la glorieta de Emilio Castelar, añadiéndole una fuente con pilón flanqueada por dos surtidores con forma de esfinge.

Grabado de la Fuente Castellana

Grabado de la Fuente Castellana (1833). Acompañaba a la imagen el siguiente texto: “Vista del obelisco erigido en el nuevo paseo desde la puerta de Recoletos hasta la fuente Castellana”. (Fuente: Biblioteca Nacional de España)

Los desmembramientos y los cambios de ubicación

La fuente, que daba nombre al arroyo que transcurría bajo el actual paseo de la Castellana, estuvo en uso hasta 1869, año en que se decidió retirar los caños en forma de esfinge y llevarlas para que adornasen la entrada al estanque del Retiro. Además, el pilón se sustituyó por una zona ajardinada. La fuente había dejado, pues, de tener uso.

En 1906, con motivo de la erección del monumento creado por suscripción pública al afamado político Castelar, la fuente fue desmontada, pasando la glorieta de llamarse del Obelisco a glorieta de Emilio Castelar. No se supó qué hacer con el monumento hasta 1914, cuando se decidió darle su nueva ubicación: la plaza de Manuel Becerra, donde volvió a recobrar su función acuática al añadírsele un nuevo vaso circular y las antiguas esfinges surtidoras.

Allí permaneció hasta 1969, año en que fue reubicada en su actual localización: el parque de la Arganzuela, junto al río Manzanares y próxima al puente de Toledo. Formó parte entonces de una nueva fuente con juegos de agua.

Con las obras de soterramiento de la M-30 y del Madrid Río (2004-2007), sufrío el último cambio, perdiendo toda la importancia que tuvo en otro tiempo, sin ocupar un lugar destacado dentro del parque -se le quitó su función acuática y se escondió-, a pesar de su historia y su interés histórico artístico.

Fotografía de la fuente Castellana

Madrid. Paseo de la Fuente Castellana. Fotografía tomada por Laurent hacia 1870. (Fuente: Biblioteca Nacional de España)

Inocente, inocente…

Para terminar esta entrada… una curiosidad. El 28 de diciembre de 1906 -día de los Inocentes- el diario ABC sacó una noticia en la que se aseguraba que se habían encontrado un arca con unos documentos y unas monedas en su interior bajo la fuente en su primer desmontaje. Los interesantes hallazgos se llevaron al palacio de Bellas Artes donde todos los madrileños podían ir a verlos -afirmaba el diario-. Lo simpático de la noticia no es la inocentada como tal… ¡sino que muchos madrileños picaron y acudieron a ver los documentos!

Los leones de la diosa Cibeles

Fuente de Cibeles

Fuente de Cibeles

Los leones de la diosa Cibeles

Hace un tiempo hablábamos sobre la historia de dos famosos leones que hay en la ciudad de Madrid. Sin embargo, mientras que entonces comentábamos las dificultades en su elaboración, en esta ocasión retrocedemos en el tiempo hasta la antigüedad clásica para conocer por qué los nombres de los leones de la Cibeles son Atalanta e Hipómenes y por qué tiran de su carro. ¿Quieres saberlo? ¡Pues sigue leyendo!

El mito de Atalanta

Atalanta fue una heroína originaria de Beocia, una tierra dura y montañosa como es la península Balcánica. Mucho más dura fue su infancia, abandonada por su padre, quien sólo quería tener hijos varones, fue criada por una osa y, posteriormente, por un grupo de cazadores, de los que aprendió todas sus habilidades cinegéticas. Al llegar a la juventud, decidió permanecer virgen, consagrándose a la diosa de la caza, Artemisa. Sin embargo, un oráculo le predijo a la joven Atalanta que en el momento que se casase se convertiría en un animal.

Se hizo muy conocida en toda la Hélade por sus proezas, especialmente por las relacionadas con la caza (participó, por ejemplo, en la caza del jabalí de Calidón) o por su rapidez, imposible de vencer por cualquier hombre. Por ello, para evitar que el oráculo se cumpliese, Atalanta decidió que aquel que quisiese casarse con ella tendría que vencerla en una carrera; y, si no lo conseguía, el candidato encontraría la muerte a manos de su pretendida.

Varios candidatos habían caído en el intento, hasta que llegó Hipómenes, quien contó con la ayuda de Afrodita, la diosa del amor, para vencer a Atalanta. Ésta le dio unas manzanas doradas que Hipómenes debía ir soltando cada vez que la veloz heroína fuese a darle alcance. Así hizo y así logró la mano de Atalanta.

Los enamorados vivieron felices durante un tiempo. Un día, en una de sus cacerías, encontraron un templo de Cibeles, diosa de la Madre Tierra, y ebrios de pasión yacieron dentro de él. Este hecho llegó a los oídos de Zeus quien, encolerizado, convirtió a los dos amantes en leones, cumpliéndose así el oráculo, condenándolos a tirar del carro de la diosa regente del templo donde cometieron el sacrilegio.

Hipómenes y Atalanta, Guido Reni

Hipómenes y Atalanta, Guido Reni

¿Y por qué son dos leones macho?

Zeus no sólo castigó a los enamorados convirtiéndolos en leones sino que, además, quiso que ambos fuesen del mismo sexo. ¿A qué se debe esto? En Grecia, donde sí había leones, se creía que éstos no se reproducián entre sí, sino que lo hacían con hembras de leopardo -desconocían, por tanto, la existencia de las leonas-. Por otra parte, podemos pensar que Zeus también quiso matar el amor entre Atalanta e Hipómenes impidiéndoles amarse a pesar de su estado animal. Es por ello, si os fijáis, que los leones de la Cibeles no se miran, ignorándose, como si entre ellos jamás hubiese existido vínculo alguno.

Programa del mes de marzo de 2015

PROGRAMA DEL MES DE MARZO DE 2015

PROGRAMA DEL MES DE MARZO DE 2015

Programa del mes de marzo de 2015

¿Qué? ¿Contentos por haber pasado los fríos meses de enero y febrero? En marzo empieza a haber más luz y las temperaturas se templan. Por ello, ¿qué mejor que recibir a este nuevo mes haciendo una visita por Madrid? ¡Y si es con RUTAS CON MADRID mucho mejor aún! Aquí tenéis el programa del mes de marzo de 2015:

  • Madrid medieval: ¡una de las rutas que más nos gusta hacer! Los orígenes de Madrid en un fantástico paseo.
  • Madrid de las Letras: en esta ruta haremos un repaso de los hechos y personajes que habitaron este barrio desde el Siglo de Oro hasta el siglo XX. ¡Una ruta muy interesante, instructiva y llena de curiosidades!
  • Madrid de los Austrias: una ruta tan personal que no podrás repetirla en ninguna otra ciudad, ya que este estilo es el autóctono y propio de Madrid. ¿Te apuntas?
  • Madrid barroco: ¡una ruta de arte religioso! Conoceremos la evolución de este estilo en Madrid a través de cuatro iglesias.
  • Madrid industrial (I): un recorrido por las fábricas y edificios característicos de los siglos XVIII y XIX. ¡No has visto otra igual!
  • Madrid de los Borbones: un recorrido por el conocido como salón del Prado. ¿Cómo era? ¿Qué simbología tiene? ¡Todo esto y mucho más en la ruta por Madrid de los Borbones!
  • Madrid neoclásico: en esta ruta por el Madrid neoclásico haremos un repaso por los edificios administrativos que se crearon principalmente con la llegada de los Borbones al trono español. ¡Un itinerario que no olvidarás fácilmente!
  • La Gran Vía: cuántas veces hemos caminado por ella y no nos hemos fijado en muchos de sus edificios. Hablaremos de su construcción, sus anécdotas y curiosidades, y veremos muchos, muchos edificios. ¡Anímate a pasear por la Gran Vía con RUTAS POR MADRID!

Itinerario por el Madrid neoclásico

Puerta del Sol

Puerta del Sol.

Itinerario por el Madrid neoclásico

El neoclasicismo es un movimiento artístico que surge en Francia e Inglaterra a mediados del siglo XVIII y que se extiende posteriormente por el resto de Europa. A España llega de la mano de los Borbones quienes, preocupados por el arte y la cultura, se interesaron por introducir paulatinamente los cambios de esta nueva corriente.

En este itinerario por el Madrid neoclásico haremos hincapié en la idea borbónica del centralismo de Estado. Fruto de esta idea, la capital de España se adaptó a las necesidades que marcaban la construcción de las sedes de la Administración, aportándole a la ciudad de Madrid una fisionomía característica e irrepetible). Además de los edificios oficiales, también podremos disfrutar en este paseo de algunos ejemplos palaciegos o eclesiásticos, sin olvidar las innumerables curiosidades que en la ruta desvelaremos.

¡Anímate a recorrer Madrid con nosotros!

PUNTO DE ENCUENTRO: plaza del Ángel.
DURACIÓN: 1,5 horas (aproximadamente).
PRECIO: 12 €/persona.