Los secretos de los portales de la Cava Baja

img_9415

Restos de la muralla cristiana de Madrid

Los secretos de los portales de la Cava Baja

Algunas calles madrileñas esconden secretos increíbles. Sin embargo, si atendemos a las pistas que nos da el callejero podemos acercarnos a ellos. En esta ocasión, nos vamos hacia las Cavas, una de las zonas más frecuentadas por sus restaurantes, bares de tapas y copas que, más allá de estas frivolidades, esconden secretos tras sus portales. ¿Queréis saber de qué se trata? ¡Os animo a seguir leyendo!

Tras los restos de la muralla

De un tiempo a esta parte, me ha llamado mucho la atención los restos que existen en Madrid de sus dos murallas medievales: la musulmana y la cristiana. Sin embargo, más allá de los restos visibles quise conocer aquellos que no están al aire libre, aquellos que permanecen ocultos tras los portales o formando parte de los muros de un restaurante. Decidí, pues, ir hacia las Cavas.

murallas_entre_edificios

Imagen tomada del plano de Texeira (1640), donde se aprecian las murallas intraedificios

El sustantivo cava ya dice mucho sobre qué tipo de construcción pudo haber en ese entorno madrileño. Una de las acepciones que recoge el DRAE sobre este término alude a su función militar: “excavación que circuye la fortaleza”. Más aún, etimológicamente está relacionada con el verbo “cavar”. Por tanto, ya tenemos argumentos para responder a ciertas preguntas: ¿qué construcción circuye las fortalezas? Las murallas; ¿o qué solía haber junto a las murallas para potenciar su poder defensivo? Los fosos o cavas.

Otra pista que nos conducen a las cavas como para buscar los restos de murallas nos lo da la morfología de estas calles. No son calles completamente rectas; tienen una ligera curvatura, una inclinación, como si se tratase de una muralla, en este caso formada por edificios, la mayoría de ellos del siglo XIX.

Por último, para corroborar mi afirmación, entre otras fuentes, el plano de Texeira nos da una pista definitiva. Para aquellos que necesiten ver para creer, en la foto que os adjunto más arriba podéis comprobarlo. ¿Las veis? Veis las murallas incrustadas entre los edificios? Para aquellos que os cueste más encontrar los restos, os los he redondeado en rojo.

Restos en Cava Baja, 30

Como os dije, hacia las cavas me dirigí y de entre todos los portales decidí entrar en éste. ¿Impresionante, no?

Pues bien, sé que hay muchos más restos escondidos, pero ésos os los dejo a vosotros para que los encontréis… ¡Disfrutad de vuestra búsqueda!

Programa del mes de marzo de 2015

PROGRAMA DEL MES DE MARZO DE 2015

PROGRAMA DEL MES DE MARZO DE 2015

Programa del mes de marzo de 2015

¿Qué? ¿Contentos por haber pasado los fríos meses de enero y febrero? En marzo empieza a haber más luz y las temperaturas se templan. Por ello, ¿qué mejor que recibir a este nuevo mes haciendo una visita por Madrid? ¡Y si es con RUTAS CON MADRID mucho mejor aún! Aquí tenéis el programa del mes de marzo de 2015:

  • Madrid medieval: ¡una de las rutas que más nos gusta hacer! Los orígenes de Madrid en un fantástico paseo.
  • Madrid de las Letras: en esta ruta haremos un repaso de los hechos y personajes que habitaron este barrio desde el Siglo de Oro hasta el siglo XX. ¡Una ruta muy interesante, instructiva y llena de curiosidades!
  • Madrid de los Austrias: una ruta tan personal que no podrás repetirla en ninguna otra ciudad, ya que este estilo es el autóctono y propio de Madrid. ¿Te apuntas?
  • Madrid barroco: ¡una ruta de arte religioso! Conoceremos la evolución de este estilo en Madrid a través de cuatro iglesias.
  • Madrid industrial (I): un recorrido por las fábricas y edificios característicos de los siglos XVIII y XIX. ¡No has visto otra igual!
  • Madrid de los Borbones: un recorrido por el conocido como salón del Prado. ¿Cómo era? ¿Qué simbología tiene? ¡Todo esto y mucho más en la ruta por Madrid de los Borbones!
  • Madrid neoclásico: en esta ruta por el Madrid neoclásico haremos un repaso por los edificios administrativos que se crearon principalmente con la llegada de los Borbones al trono español. ¡Un itinerario que no olvidarás fácilmente!
  • La Gran Vía: cuántas veces hemos caminado por ella y no nos hemos fijado en muchos de sus edificios. Hablaremos de su construcción, sus anécdotas y curiosidades, y veremos muchos, muchos edificios. ¡Anímate a pasear por la Gran Vía con RUTAS POR MADRID!

Un caballero emparedado

Iglesia de San Pedro el Viejo

Iglesia de San Pedro el Viejo

Un caballero emparedado

La historia que os voy a contar nos lleva al Madrid medieval. La iglesia de San Pedro el Viejo es una de las iglesias más antiguas de Madrid. A pesar de las múltiples remodelaciones que ha sufrido, nos ha quedado el campanario mudéjar como muestra de su pasado. Pero ¿qué tiene que ver esta iglesia y su historia con un caballero emparedado? No seáis impacientes, en esta entrada encontraréis la respuesta.

En el siglo XVI, en una de las remodelaciones de las que hablábamos, le tocó el turno a la sacristía del templo. Cuál fue la sorpresa de los que allí se encontraban cuando apareció entre los escombros un caballero con su armadura puesta. Sin embargo, no había resto de su cabeza. Así nos lo cuenta Jerónimo de Quintana en su obra A la muy antigua, noble y coronada Villa de Madrid. Historia de su antigüedad, nobleza y grandeza (1629).

Os preguntaréis si el cuerpo se volvió a dejar en su sitio, como en el caso del cementerio de la estación de Tirso de Molina. ¡Pues sí! Tras unos días expuesto para que los madrileños lo contemplasen, se reconstruyó el muro de la sacristía donde reposaba el cuerpo y se volvió a colocar en su sitio. ¿Y por qué la cabeza desapareció? Pues, sencillamente, el contacto con el exterior -es decir, con la piedra- tuviese mucho que ver… ¿o no?

La tradición de emparedamientos era habitual en la Europa medieval. Algunos eran voluntarios y otros, como castigo -incluso, podían hacerse en vida-. En este caso, nada sabemos de quién se trata. No hay documentos que hablen de que un caballero eligiese esta iglesia para reposar eternamente. Sí que podemos pensar que se trata de un personaje de cierta importancia, ya que el emparedamiento en lugares santos estaba reservado para muy pocos, y menos aún con toda su parafernalia puesta.

Así que, si pasáis por la iglesia de San Pedro el Viejo y oís ruidos de alguna de sus paredes, puede ser este caballero que os llama… o cualquier otro misterioso personaje, que se esconde dentro de sus muros.

Itinerario por el Madrid de san Isidro

Iglesia de San Andrés

Iglesia de San Andrés.

Itinerario por el Madrid de san Isidro

En la ruta por el Madrid de san Isidro recorreremos algunas de las calles del Madrid medieval, visitaremos edificios que tienen mucha relación con el santo patrón madrileño y trataremos de hacernos una idea de cómo era la vida en ese Madrid que conoció san Isidro. Además, recordaremos algunos de los milagros que se le atribuyen, sin dejar de lado otras muchas curiosidades que quizá desconozcáis en torno al santo.

¡Anímate a recorrer Madrid con nosotros!

PUNTO DE ENCUENTRO: plaza de la Cebada.
DURACIÓN: 1,5 horas (aproximadamente).
PRECIO: 12 €/persona.

La casa del Pastor

El origen del nombre de la casa del Pastor

Esta curiosa historia nos lleva al Madrid medieval. En la calle de Segovia, justo al lado del viaducto, se encuentra esta casa conocida popularmente como la casa del Pastor. ¿Quieres conocer a qué debe su nombre?

La "actual" casa del Pastor

La “actual” casa del Pastor

Allá por el siglo XIV, la casa pertenecía a un arcipreste llamado José. Éste, en el ocaso de su vida, decidió hacer testamento y dispuso que su casa fuese donada en herencia a la primera persona que pasase por la puerta de la Vega. Cuando llegó el día fatídico de la muerte de don José, el albacea se dirigió a dicha entrada de Madrid. No tuvo que esperar mucho, ya que la puerta era un lugar bastante concurrido.

Un pastor regresaba con su rebaño desde las tierras de pasto próximas al río Manzanares. Ajeno a su destino, como todos los días, cruzó la puerta, siendo abordado por el albacea del arcipreste. El pastor, incrédulo de su fortuna, se dirigió al inmueble y comprobó que lo que escuchaba era realidad. Desde entonces, la casa levantada en este solar recibió el nombre de casa del Pastor.

La historia del escudo más antiguo de Madrid

Pero no todo acaba ahí. La casa del Pastor original fue derribada y se construyó una nueva allá por el siglo XVII, la cual llegó en estado ruinoso hasta los años setenta del siglo XX. Cuando en 1972 la casa fue demolida totalmente, se decidió preservar el escudo de Madrid que decoraba una de sus paredes tras un muro de ladrillo. Durante varios años, el solar se convirtió en un vertedero; y en la tapia de ladrillo que cubría el escudo se abrió un agujero, que los mendigos utilizaban para hacer fogatas.

El escudo más antiguo de Madrid

El escudo más antiguo de Madrid

Con el tiempo, la situación cambió. La zona fue ajardinada, se le dio un lavado de cara tanto al muro como al escudo y, finalmente, se construyó el edificio actual, la nueva casa del Pastor, que goza de poder decir que una de sus fachadas está decorada por el escudo más antiguo de Madrid. Sobre su antigüedad hay que decir que es más moderno de lo que se creía. El escudo actual es una copia de principios del siglo XVII de uno ya existente en el siglo XIV.

Para concluir, os dejo la siguiente imagen del Plano de Madrid (1656) de don Pedro Texeira con la casa del Pastor señalada.

Casa del Pastor del Plano de Texeira

Casa del Pastor del Plano de Texeira

Un armenio como señor de Madrid

Hoy en día muy pocos madrileños pueden decir que conocen a un armenio. De hecho, algunos se preguntarán dónde se encuentra tal país. Sin embargo, en el Madrid de finales del siglo XIV no era así. Por aquel entonces, aunque parezca insólito, los madrileños tuvieron a un armenio como señor de la Villa. ¿Queréis saber de quién se trata y de cómo llegó desde el Cáucaso hasta la ciudad del Manzanares?

Allá por el año 1374, el reino cristiano de Armenia se encontraba en guerra contra las tropas musulmanas. En uno de los asedios, el rey León V de Lusignan, nuestro protagonista, cayó preso y le llevaron a El Cairo, ciudad dependiente del sultanato de Babilonia. Permaneció allí desde 1375 hasta 1383, sufriendo penalidades y enviando misivas a los diferentes reinos cristianos y al Papa para solicitarles ayuda. No hubo respuesta, salvo por dos reinos hispánicos: Aragón y Castilla.

Juan I de Castilla pagó su libertad y le invitó a Castilla. León llegó a Burgos en 1383. El rey Juan fue tan generoso con éste que le regaló algunos señoríos de realengo, entre los cuales se hallaba el de Madrid, y dio así comienzo la relación entre este Rey armenio y la villa madrileña.

El nuevo señor de la Villa tomó su cargo con mucho ímpetu: mantuvo los derechos de los madrileños y comenzó a reformar el Alcázar. Sin embargo, seguía aún vivo el deseo de recuperar aquellos territorios armenios. Llegó incluso a pensar en la posibilidad de designar a Madrid como capital de un hipotético reino hispano-armenio. Ante esta situación, los madrileños pidieron a Juan I que no hiciese hereditario el señorío de la Villa, a lo que el rey castellano aceptó.

Trascurridos dos años, León V tomó rumbo a Francia para buscar apoyos para una cruzada y poder retornar a su reino perdido. Nunca más volvió. Allí fue donde encontró la muerte en 1390 y donde reposan sus restos desde entonces, en la iglesia de Saint Denis de París. Así que, si vais por allí, no olvidéis hacer una visita a este único señor armenio de Madrid.

Calle de la Torrecilla del leal

Calle de la Torrecilla del leal

Entre las calles de Santa Isabel y Buenavista se encuentra ésta de evocador nombre: Torrecilla del leal. Para conocer el origen del nombre de esta calle hay que remontarse a la Edad Media, concretamente a las guerras civiles castellanas del siglo XIV entre Pedro I el Cruel (o el Justiciero) y su hermano don Enrique (futuro Enrique II de Castilla). En éstas, los concejos tomaron partido por uno de los dos candidatos, y el Concejo madrileño decidió apoyar al rey legítimo Pedro I.

Los linajes de más abolengo de la Villa se repartieron la defensa de cada una de las puertas de la muralla medieval cristiana. El reparto fue el siguiente:

  • Puerta Cerrada: los Lujanes;
  • puerta de Guadalajara: los Luzones;
  • puerta de la Vega: los Herreras;
  • puerta de Moros: los Lassos de la Vega;
  • puerta de Balnadú: los Barrionuevos;
  • y el postigo de San Martín: el prior y los monjes benedictinos.

Pues bien, durante el asedio de Madrid, Enrique buscaba donde hospedarse y se dirigió a una granja -que entonces se denominaban “torrecillas”- en las proximidades de la calle actual. El dueño, leal a la causa de Pedro I, le reconoció como el hermano traidor de su rey y le negó el alojamiento. Tal fue la ira de Enrique que mandó ahorcarle inmediatamente en sus propiedades.

¿A qué se debió tan desproporcionada reacción por parte de Enrique? ¿Fue quizá fruto de la frustración ante la imposibilidad de tomar la Villa por tan férrea defensa? Sea como fuere, lo sucedido en el entorno de esta calle permanecerá en nuestro recuerdo gracias al callejero madrileño.

Asedios del Madrid medieval

Como ya sabréis, Madrid fue tomada por los cristianos a sus fundadores musulmanes en el año 1083 (ó 1085, según los autores que se consulten). Sin embargo, no todo el mundo sabe que nuestra ciudad sufrió otros asedios durante la Edad Media.

El primero fue en 932 y fue protagonizado por el rey cristiano Ramiro II. En su ataque, saqueó la ciudad y destruyó parte de la muralla, que hubo de ser reparada a toda prisa, ya que en 950 Ramiro II volvió a atacar por segunda vez la plaza con intención de conquistarla y le fue imposible.

Ya en el siglo XI, los musulmanes toledanos se sublevaron contra el emir de Toledo y se encerraron en la ciudadela de Madrid. La ciudad se vio cercada por las tropas del emir con el objetivo de sofocar la insurrección. Mayrit (o “Madrid” en árabe) se rindió antes de ser atacada, visto el poco apoyo que recibió la rebelión.

En 1083, pocos años después de la anterior insurrección, se produjo la conquista de Madrid por el rey cristiano Alfonso VI. La ciudad se tomó sin prácticamente resistencia, ya que las tropas musulmanas estaban diezmadas debido al ímpetu conquistador de este rey.

A pesar de que la ciudad no volvió jamás de lado musulmán, éstos trataron de conquistarla dos veces. Alí-ben-Yusuf lo intentó al mando de un ejército almorávide en 1110. La segunda fue en 1197, con Alí-ben-Yusef al frente de los almohades. Ambas chocaron contra la muralla que ellos mismos habían levantado. Por otro lado, de esta segunda intentona nos ha quedado el nombre del Campo del Moro, los terrenos próximos al actual palacio Real donde acamparon las huestes musulmanas durante su infructuoso ataque.

El primer miembro real nacido en Madrid fue…

Hoy en día entra dentro de la normalidad que casi todos los miembros de la Familia Real española nazcan en Madrid, más aún desde que Felipe II estableciese su Corte en nuestra ciudad allá por el año 1561.

Ahora bien, siempre ha de haber un primero. ¿De quién se tratará?

Nos referimos a la reina de Castilla y de León Juana la Beltraneja, nacida en el alcázar de Madrid en el año 1462. Oficialmente, Juana era hija de Enrique IV de Castilla y Juana de Portugal; y digo oficialmente porque, debido a las guerras nobiliarias que azotaron a Castilla durante el siglo XV, los rivales de su padre la acusaron de ser fruto de las relaciones extramatrimoniales mantenidas entre Juana de Portugal y Beltrán de la Cueva.

Itinerario por el Madrid medieval

Puerta medieval

Puerta medieval.

Itinerario por el Madrid medieval

A través del itinerario por el Madrid medieval desde RUTAS POR MADRID pretendemos acercar al curioso conocedor de Madrid a los primeros habitantes de nuestra ciudad, ya sean los del período musulmán o del cristiano posterior.

El origen de nuestra ciudad, el alcázar, las murallas árabe y cristianas, iglesias, tradiciones, personajes y curiosidades… todo esto y mucho más los encontraréis en este fantástico paseo por el Madrid medieval.

¡Anímate a conocer Madrid con nosotros!

PUNTO DE ENCUENTRO: Cuesta de la Vega.
DURACIÓN: 1,5 horas (aproximadamente).
PRECIO: 12 €/persona.