La Cuesta de los Ciegos

Placa de la Cuesta de los Ciegos

Placa de la Cuesta de los Ciegos.

La Cuesta de los Ciegos

Esta ladera del cerro de las Vistillas, que desciende desde la calle de la Morería hasta la calle de Segovia, esconde una antigua leyenda. ¿De qué leyenda se trata? ¿Acaso caían despeñados por su pendiente? Si queréis contestaciones a estas preguntas tan sólo tenéis que seguir leyendo esta entrada que os trae Rutas por Madrid.

Todos reaccionamos de la misma manera: “Pues seguramente recibe este nombre porque estaba mal señalizada y era muy habitual que los ciegos se despeñasen ladera abajo”. Quizás algo de sentido tiene este razonamiento, ya que es difícil asegurar que ningún ciego -o vidente- cayese rodando por ella. Sin embargo, como otras muchas calles madrileñas, el azulejo nos da las pistas necesarias para desentrañar la leyenda.

En este caso, aparecen dos ciegos y un fraile con el hábito franciscano que está tocando los ojos a uno de ellos. Pues bien, se trata del propio san Francisco de Asís, quien pasó por Madrid en el siglo XIII tras realizar el camino de Santiago y se alojó en una humilde cabaña en lo alto del cerro de las Vistillas. Cuenta la leyenda que cierto día san Francisco llevó una cesta de peces al prior de San Martín y que éste, agradecido, le ofreció un cántaro de aceite. El santo, al cruzarse con los ciegos que vivían a los pies de la cuesta, les ungió los ojos con aceite y les devolvió la vista milagrosamente. Desde entonces, se conoció a esta zona como la Cuesta de los Ciegos.

Otros cronistas afirmaban que esta zona recibió el nombre de “cuesta de los ciegos” en el siglo XVIII, ya que por aquí había unas casuchas donde se recogían los ciegos y pedían limosna a todos aquellos que entraban en Madrid por el camino de Segovia. Sin embargo, esta teoría sobre el origen del nombre pierde sentido tan sólo leyendo algunos textos del poeta madrileño don Francisco de Quevedo, quien ya la citaba en el siglo XVII.

 

Escalinata de la Cuesta de los Ciegos

Escalinata de la Cuesta de los Ciegos.

Por último, una curiosidad por si andáis con tiempo: en la fuente que hay a los pies de la cuesta aún existe un escudo de la ciudad de la Segunda República (1932), con la corona mural y el antiguo escudo madrileño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s