Origen etimológico y mítico de Vallecas

Vista de Vallecas desde el parque de las "Siete Tetas".

Vista de Vallecas desde el parque de las “Siete Tetas”.

Origen etimológico y mítico de Vallecas

Sobre el origen etimológico de Vallecas hay dos versiones. Quizá la más conocida es la que, según cuenta la tradición local vallecana, un moro llamado Kas levantó su casa, además de unas chozas para pastores y otras tantas para guardar el ganado, en el valle donde se encuentra el actual pueblo de Vallecas. Los cristianos al conquistar el valle lo denominaron “valle Kas”, en referencia al moro que allí vivió y que huyó hacia el Sur con todos sus criados y ganado. Con el tiempo, acabaron uniéndose ambas palabras y convirtiendo su “k” por una “c”. La segunda versión se la debemos a Fernández de los Ríos, el cronista madrileño, quien afirmaba que Vallecas deriva de Vallis Egas, Valle de Egas, siendo éste el nombre del dueño de una alquería.

Ahora bien, no todo el mundo conoce que Vallecas también tiene un origen mítico. Ya hablamos sobre la importancia que se le daba a los animales a la hora de la fundación de las ciudades desde la antigüedad en el post El oso y el madroño. Cuenta la leyenda que el fundador de Vallecas era el fruto de la relación entre un caballo blanco y una lechera vallecana. Por este motivo, a los vallecanos también se les conoce como los “hijos del caballo blanco“.

Así pues, los vallecanos pueden sentirse orgullosos de tener su propia leyenda fundacional, al igual que Roma y otras importantes ciudades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s