La ronda del pan y huevo

La ronda del pan y huevo

Mientras la Corte de Felipe III se divertía y disfrutaba de opulentas comilonas a costa de sus súbditos, en las calles de Madrid se pasaba hambre. Los mendigos estaban por doquier tratando de conseguir unas monedas o un mendrugo de pan que echarse a la boca. En medio de este ambiente de miseria, tres hombres decidieron poner solución a este problema. Nacía la ronda del pan y huevo.

Noviciado de los Jesuitas

Noviciado de los Jesuitas

Don Pedro Lasso de la Vega, don Juan Jerónimo Serra (vecinos del barrio de Noviciado) y fray Bernardo de Antequera (fraile residente en el Noviciado) fundaron en 1615 la Hermandad de Nuestra Señora del Refugio, cuyo fin era prestar ayuda a los muchos pobres y enfermos que poblaban las calles de Madrid. Con las limosnas recibidas, deambulaban por las noches a la luz de un farol en busca de necesitados. Si encontraban a un enfermo, lo llevaban a un hospital; y si era un hambriento, le daban un pan y dos huevos cocidos (de ahí la ronda del pan y huevo).

San Antonio de los Alemanes

San Antonio de los Alemanes

Poco a poco se unieron más hermanos a la congregación, quienes se iban turnando las salidas nocturnas. En 1702, cambiaron su sede y se trasladaron a la iglesia de San Antonio de los Portugueses, o de los Alemanes. Allí mantuvieron su actividad caritativa hasta 1833, año en que se suspendió la ronda debido a la aparición en la capital de la guardia urbana. Sin embargo, la Hermandad del Refugio mantuvo la hospedería hasta 1936.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s